aBOLETÍN
N.26 - Enero 10

BOLETÍN DE ENERO

En pleno invierno, y vaya invierno. Ciertamente muy frío. Frío y mojado. Ha llovido mucho, y la lluvia como es lógico nos ha traído también la nieve. La nieve tiene una primera impresión de belleza, alegría y gozo, pronto nos presenta la molestia y los inconvenientes. Es necesario aprovechar los primeros momentos que son los mejores.
En Borredà, el invierno nos acobarda y nos encoge. Será para retomar fuerzas y volver a renacer en la primavera. Saldremos a la calle en la fiesta de la matanza del cerdo, fiesta tradicional. Han pasado las fiestas de Año Nuevo, Reyes y preparamos el jueves lardero y carnaval. Bueno es que el pueblo se mueva, es necesario sentir su vida. Es necesario vivir la vida.
Reemprendo, a partir de este boletín, la publicación del libro BORREDÀ, comienza con la historia. También y a petición de algunos lectores se publicará un símil de la revista La Popa, que se editó en Borredà




EXCURSIONISMO
RUTAS DE LA WEB DEL ALT BERGUEDÀ
ELS EMPEDRATS 10,5 Kilometros 5 horas Altitud: 1780 m.

Este itinerario tiene dos partes bien diferenciadas: la subida se hace siguiendo el antiguo camino real de la Cerdanya - umbrío y refrescante - que sigue el valle del río Pendís, que se ha de ir cruzando a vado en muchos lugares. Como contrapunto, la bajada resigue la espalda de la Boixassa, amplia y soleada, con grandes panorámicas y una falta total de agua.
El camino de subida, señal de su importancia, estaba empedrado en muchos puntos para evitar la erosión, sobre todo en las pendientes. Aún se pueden ver las piedras clavadas de lado.


La ruta se inicia en el vecindario del Hostalet. En el inicio del itinerario hay dos casas. Junto a la pista de la Dou está Cal Cerdanyola, que tiempo atrás tenía un molino que aprovechaba las aguas del río Pendís. La casa del Hostalet queda al otro lado del río, junto al camino que sube hacia el puerto de Pendís por los Empedrats. Está en ruinas, pero aún se observa la estructura de una masía del siglo XVI con añadidos posteriores a causa de su uso como hostal del camino real de la Cerdanya.
Comenzaréis a subir junto al río que atravesaréis al cabo de un cuarto de hora hacia la vertiente izquierda por el puente de los Empedrats. Desde aquí, se observa la imponente desgarradura que han abierto las aguas en la roca calcárea. Antes de enfilar el desfiladero de los Empedrats, encontraréis un camino que sale a la izquierda y cruza el río a vado - suele estar indicado con un poste -. Este camino lleva al llamado Bullidor de la Llet, un impresionante surtidor de agua en unas fisuras de la pared calcárea. Se llega aquí después de un fuerte repecho pero sólo es interesante en épocas lluviosas; en verano y en invierno suele estar seco.
A partir de este punto, el camino entra decididamente en el lecho del río bordeando la imponente roca que lo estrangula: es la zona de los Empedrats. Ahora ya se confunden río y camino real y hay que ir siguiendo las pasaderas. ¡Si baja mucha agua, el remojón es seguro!
En seguida encontraréis el desfiladero de Escriu. Se trata de un paraje de una gran belleza donde el camino se mantiene elevado sobre el río que salta y se desliza entre las rocas. En el mismo lecho del torrente está la fuente Gran d'Escriu, que sólo es visible si baja poca agua por el valle principal. La fuente se encuentra a pocos metros del cruce del torrente con una pista que viene de la casa de Escriu.



Justo al llegar arriba encontraréis el refugio Sant Jordi y el enlace con el GR 107 (Camí dels Bons Homes). El refugio está abierto los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Cuando no hay guarda y el refugio está cerrado, queda la parte libre detrás pero es bastante primitiva y aconsejable sólo en caso de emergencia. Junto al refugio también hay una fuente; sin no sale agua, podéis ir a buscar la antigua fuente del Faig, situada en una pequeña cueva bajo un gran chopo a poniente del refugio.

Hay que pasar junto a las ruinas de la antigua casa de la Font del Faig. Siempre suele haber agua, incluso en los años de sequía. El camino que tendréis que seguir pasa junto a la fuente y se eleva para cruzar el blanco riscal.
En seguida llegaréis al paso de Galligans, estrecho paso por donde se entra al valle de Galligans, la cabeza de la Boixassa y su largo riscal que quiere barrar el paso de los Empedrats. La cabecera del valle de Galligans eran prados de pasto que actualmente tienen poca extensión. Por debajo del camino, escondida entre la vegetación, se encuentra la cabaña de pastores de Galligans, de planta circular, toda de piedra y con cúpula de losas.
En la cabecera de este valle hay un cruce de caminos, tenéis que seguir el que pasa por debajo de la cabeza de la Boixassa, a ras de risco.


Desde aquí podréis contemplar grandes panorámicas hacia poniente, con el Cadí y el Pedraforca como telón de fondo y el alargado valle del Bastareny a vuestros pies. Aquí entenderéis por qué llaman así a la montaña. El boj ocupa este piso, las adversas condiciones meteorológicas que ha de sufrir hace que tenga una coloración diferente según la estación del año: en invierno tiene tonalidades rojas, y se convierte en verde en primavera y en los veranos lluviosos.
Cuando lleguéis al puerto de la Pelosa, encontraréis la unión por la derecha con la pista que sube de Monnell. Aunque parezca imposible, en este lugar había una casa: la Pelosa. Sus ruinas se encuentran junto al camino, tapadas por los zarzales, cerca de la alberca que había aquí. La zona de cultivo de esta casa la iréis pisando en el próximo flanqueo, las paredes de los bancales están escondidas entre la vegetación y el pedregal de la vertiente. Hay que ir con cuidado ya que pocos metros pasada la alberca se ha de dejar la pista y seguir por un sendero que se va hacia la izquierda.
Junto al torrente, bajo la Pelosa, hay las grutas de Cal Quim. El camino flanquea planeando la amplia, pedregosa y puntiaguda cabecera del torrente de Cal Quim. Pasaréis por debajo de las grutas de las Boixassa antes de entrar en la depresión de las Riberetes.
Al entrar en esta hondonada, en la vertiente que da a levante, se encuentran los bancales de cultivo que debían de ser trabajadas desde las grutas de la Boixassa o la Pelosa, según las épocas. Cuando os metáis en el torrente principal volverán las sombras. Entráis en el país de las carboneras, sólo visibles para los ojos más acostumbrados; suelen tener forma redondeada formando un rellano que rompe la pendiente; suelen aprovechar el lecho del torrente y no faltan pequeños trozos de carbón esparcidos.
Cuando lleguéis a la pista de la Dou, si aún os quedan fuerzas, podéis seguir unos metros en dirección al río y, junto al puente que cruza el río Bastareny, veréis las ruinas del molino del Forat, reconvertido en casa en el siglo XIX.



BORREDÀ
Texto extraido del libro BORREDÂ, editado por Àmbit de Recerques del Berguedà. Se publican algunas fotografias incorporadas en este texto, en color y no forman parte del libro.

LOS ORIGENES

A partir del año 711 los musulmanes ocuparon, muy rápidamente, la Península Ibérica y parte del reino franco hasta la desembocadura del Ródano, y anularon fácilmente el estado visigodo ya en crisis. Pero pronto, en esta zona de la antigua Septimània y las regiones vecinas empezó la desobediencia (756) y el año 768 los francos consiguieron restablecer la frontera en los Pirineos.
Las condiciones y tratos que ofrecían los francos eran muy favorables a los indígenas; eso, junto con el desbarajuste y la crisis del naciente estado cordobés, empujó a la gente de este lado del Pirineo a entregarse a los francos por iniciativa propia. El año 785 lo hizo Gerona y antes del 789 lo hicieron también los habitantes del Alt Urgell y la Cerdanya. El año 798 se ocupaban las tierras de la Cataluña Central: Osona, el Ripollès, el Berguedà, el Solsonès y una parte del Bages, cuando Lluís el Piadós, mandó tomar los castillos de Cardona i Casserres, la ciudad de Osona y otros castillos desiertos con el fin de facilitar la repoblación y organización del territorio.
Con la conquista de Barcelona el año 801 y los sucesivos fracasos en los intentos de ocupar las importantes ciudades musulmanas de Tortosa y Huesca, la frontera entre la Marca Hispánica (dividida en condados) y el dominio musulmán, quedó fijada e inmóvil durante más de medio siglo.
Como tantos de otros pueblos de Cataluña, hay que situar los orígenes de Borredà ahora hace mil años, más concretamente mil cien años, ya que las primeras noticias documentales son de esta época, y relacionarlos con la tarea gigantesca de repoblación y organización del territorio que hizo el conde Guifré el Pelós. Fue este conde quien dio el primer paso hacia la independencia de los condados catalanes de la Monarquía Franca, haciendo hereditarios los cargos.
Los francos y sus condes intentaron consolidar la línea de frontera establecida en el Llobregat y en el Cardener pero el proceso fue lento y difícil, con retrocesos importantes a principios del siglo IX (sublevación pro musulmana de Aissó i Guillemó el 826-827, ataques musulmanes al sector de Cardona, etc.).
La tarea gigantesca no podía cuajar sin gente, humilde y anónima, que la hiciera posible; es por eso en lo que la Repoblación se convierte la gran empresa de las autoridades durante muchos años.
La repoblación y la presencia de la casa condal
Fue el conde Guifré el Pelós quien coordina este esfuerzo con bases lo suficiente consolidas. La invasión musulmana despobló y desorganizó las tierras llanas de esta zona central del actual Catalunya y la montaña se convirtió en zona de refugio y acogimiento. La gente retorna a los antiguos valles, donde se encontró con una población que había mantenido sistemas de hábitat muy antiguas, centradas en los valles y en las antiguas organizaciones tribales ibéricas, mantenidas bajo el dominio romano y visigodo. Fue esta montaña - el Pirineo, el Pre-pirineo y sus valles- la que proporcionó la fuerza y la gente para consolidar la obra política y religiosa de la Repoblación; la que ha conservado topónimos pre-romanos, (Bagà, Berga, Gósol, Greixer, la Quar, etc.); romanos, (Clarà, Avià, Correà, Comià, etc.) o germanos, (Arderiu, Gisclareny, Bastareny, Castell de l'Areny, Malanyeu, Gombreny, Montgrony, Rotgers, etc.). Igualmente se han conservado antiguas villas, (al pie del Llobregat se conoce la víla Tineosi, el año 830); molinos (el 833 en el valle de Lillet y en Malanyeu, el 886); caminos (strata en Malanyeu, el 886). También existía una interesante y poco conocida vida eremítica, en Sorba, en Cal Bassacs, etc.
Fue especialmente en el Alt Urgell, la Cerdanya, el Alto Berguedà y en el Ripollès donde son más visibles los signos de la permanencia de un asentamiento antiguo que soportó todo el desbarajuste de la invasión sarracena, de la llegada de los francos y de las siguientes represalias de los musulmanes. En el año 830 el abad Calort de Sant Sadurní de Tavèrnoles fundaba el monasterio de Sant Salvador de la Vedella, al pie del Llobregat; el 833 se consagraba la iglesia de Santa Maria de Lillet y se compraba una viña y tierra en el valle de Brocà. El 835 se menciona Berga; el año 856 se trabajan tierras en Borredà y se constata la existencia de la iglesia de este lugar. En el año 857 se consagra la iglesia de Sant Martí de Saldes y en el 871 la de Sant Andreu de Gréixer. Testimonio evidente de unos asentamientos consolidados, algunos de ellos, como por ejemplo Lillet, probablemente nunca abandonados.
El 27 de mayo del año 886 o 887 se resolvió un pleito entre el conde Guifré el Pelós y el obispo Esclua de la Seu d'Urgell sobre el dominio de la iglesia y el sitio de Borredà. El juicio se celebró en Sant Martí de Pedra, condado de Cerdanya, y los jueces concedieron al conde Guifré el dominio sobre este sitio y le reconocieron la herencia de un sarraceno liberto (antiguo esclavo) de Ailone, tía de Guifré el Pelós. Este sarraceno había trabajado los páramos de Borredà y adquirido la iglesia desde hacía más de 30 año (1), o sea, desde el 856. Mucho antes que el obispo de la Seu d'Urgell reclamaba su dominio sobre la iglesia y el sitio de Borredà basándose en un viejo precepto concedido el año 835 por el rey de los francos, Lluís el Piadós, según el cual nadie podía usurpar los derechos que el emperador Carlomagno había concedido en el obispado de la Seu sobre las iglesias de los territorios de Urgell, Cerdanya, Pallars, Àneu, Cardós, Tírvia, Gistau, Ribagorça y Berga (2).
Este sarraceno liberto recibió las tierras en apresto, en franco alodio y con la obligación de trabajarlas y hacer residencia, alrededor del año 856.
Borredà es pues, un claro ejemplo de repoblación en una zona poco habitada, ya que las tierras yermas son entregadas a un antiguo esclavo sarraceno, probablemente un hombre, cuyos antepasados aceptaron benignamente el dominio musulmán y que ahora recobraba la libertad gracias a Ailone. Un signo más que demuestra que todo el mundo era necesario en la tarea de repoblación.
Con la resolución de este juicio y la confirmación de los derechos del conde Guifré el Pelós sobre Borredà, debió empezar una etapa de intensa repoblación en este sector del pagus Berguedà que formaba parte del condado de Cerdanya y, sobre todo, en las tierras que hoy forman parte del municipio de Borredà las cuales quedaron vinculadas a los descendientes del conde Guifré.
Ejemplos concretos que la gente y la vida se normalizaba son las pocas noticias que tenemos de estos últimos años del s. X, todas testigos particulares. El año 881, Sória vendió a su hijo Ramió una pieza de tierra, situada en el lugar de Cosp in pagu Bergetanesse, una vaca, con su ternero, una burra y un cerdo por el precio de 5 sueldos (3). En 882 y 886 se registran dos ventas más de tierras, con las casas, huertos, árboles y molino, en Malanyeu (4). En el sector de poniente de la comarca, en el valle de Brocà, se hace la compraventa de una tierra al lado del Bastareny, concretamente en el año 893 en Bagà (5).
Pero donde la familia condal, el mismo Guifré y sus hijos, jugaron un papel más decisivo fue en el Valle de Lord, rehaciendo las iglesias hoy berguedanas del Cint y la Valldora y mandó la construcción de la de Terrers, entre otros. En el Bajo Berguedà la oleada repobladora llega a Sorba, Gargallá, Avià, Obiols, Casserres, Montdarn, Serrateix, Merola, Puig-reig y en las tierras del actual municipio de Borredà, entre otros lugares de la Cataluña Central.
Una parte del patrimonio que Guifré el Pelós adquirió en Borredà durante este periodo
de repoblación lo cedió a su hijo Raduf; éste siendo todavía un niño fue confiado al monasterio de Santa María de Ripoll y a su abad Daguí, con la clara voluntad que más adelante llegara a ser abad de este monasterio, de la misma manera que su hermana Emma acabó siendo abadesa de Sant Joan de les Abadesses. El 20 de abril del año 888 se consagró la iglesia del monasterio de Ripoll y en el documento se especifica bien claro que el conde Guifré y la condesa Guinedilda entregaron a su hijo Radulf, con toda su herencia, en Ripoll para que viviera siempre más (6).
El patrimonio que Radulf incorporaba al monasterio estaba formado por los alodios de Borredà y Boatella, y por otros de Osona, del Ripollès y del Conflent (7). No se sabe cómo, ni por qué, pero Radulf abandonó el monasterio de Ripoll después del año 899 y pasó a actuar como un presbítero más; compró propiedades en los condados de Barcelona, Osona, y Berga (8), hasta que, a partir del año 914, figura ya como obispo de la Seu d'Urgell.
El interés de Radulf para redondear su patrimonio en torno a Borredà es evidente; ya como obispo, compró más tierras y una viña en Boatella el 919, unas casas el 923 y tierras el 942, también en Boatella.

AGENDA DE ACTOS DEL BERGUEDÀ

20 de gener a OLVAN: Sant Sebastià, l’arròs de tots
23 de enero en OLVAN: Trobada d’acordionistes
12-14 de febrero en BERGA: Carnestoltes
12-13 de febrero en GIRONELLA: Carnestoltes
14 de febrero en BAGÀ: Festa de l’arròs
14 de febrero en LA POBLA DE LILLET: Carnaval
16-17 de febrero en PUIG-REIG: La Corrida
20 de febrero en BERGA: Concert de Cant Coral
21 de febrero en BORREDÀ: Matança del porc




HOJA LA POPA
Por solicitud de algunos lectores, en cada boletín se incluirá una dirección electrónica para bajar e imprimir un archiivo con un ejemplar de la hoja. La Popa fue editada por Mn. Felip Pujols, párroco de Borredà, desde el año 1979 al 1982, en ella está una parte de la historia del pueblo.

La dirección del archivo para bajarla es:

http://www.butlleti.net/popa1/index.htm

Se puede imprimir con una impresora directamente.










Vida saludable

 

¿QUIERE RECIVIR GRATUITAMEMENTE EL BOLETÍN?

Si quiere recivir mensualmente y gratuitamente nuestro Boletín, o quiere que otras personas lo recivan, puede dejarnos sus datos:

 
E-mail
Nomdre
Apellido
País
Suscribirse

www.servicont.com  


CROMA 5 -- Diseño de webs
Borredà Turisme
Butlletí de Borredà
Canpistola
Slud i Nutrició
Ajuntament de Borredà
butlleti.net
butlleti.net
teliad - el mercado para los enlaces de texto
butlletí.net
butlleti.net

 
VERSIÓN CASTELLANA Web dissenyada per Croma 5 – Miquel Esteve