Subscríbase gratuitamente al boletín >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
Correo:
Nombre:
Apellidos:
PAIS
 
 
 
butlleti.net
butlleti.net
BOLETÍN
N.58 - Noviembre 12
Noviembre - Otoño


Bien entrado el otoño. Ha costado que las setas salieran este año, pero han acabado haciéndolo. Cuando las lluvias han llegado las setas han sentido la llamada y han salido.

El otoño es una de las épocas más bonitas en la naturaleza. Los árboles se visten de gala, y nos ofrecen este mundo de colores. Hay una competición de colores, para ofrecernos los mejores.

Ya vamos de cara al invierno, preparando la Navidad y el Nuevo Año.

RUTAS EN COCHE - ITINERARIOS CULTURALES
RUTEA DE LA WEB DEL ALT BERGUEDÀ

LOS ALREDEDORES DE BERGA· Berga, Guardiola de Berguedà, Bagà... · coche · 1 día

LOS ALREDEDORES DE BERGA

Cerca de Berga encontramos algunas de las muestras más relevantes del románico de la comarca, pequeños núcleos de población con centenares de años de historia y elementos tan emblemáticos como el Pi de les Tres Branques o la Sierra de Queralt. La visita, en cualquier época del año, puede acabar en el espacio natural de los Rasos de Peguera, que permite disfrutar de todos los colores de la naturaleza, desde el blanco de la nieve en temporada de invierno al verde alpino los días de verano.
Rasos
Santuario de Queralt

LA RUTA MINERA· coche · 1 día

LA RUTA MINERA

Las minas de carbón han marcado profundamente la geografía, la economía y la vida cotidiana de la gente del Alt Berguedà. Aprovechando el cierre de prácticamente todas las minas se ha desarrollado un proyecto para mostrar cómo era esta vida tan desconocida. Cercs, Guardiola, Fígols, Vallcebre y Saldes son los pueblos que, a partir de diferentes equipamientos, nos permiten conocer esta historia minera: desde la formación del carbón hasta su extracción, comercialización y producción de energía.

Rutas guiadas:

Ruta Minera (Museo de las Minas de Cercs)
Trenes de Carbón (Museo de las Minas de Cercs)
Ruta de los dinosaurios (Museo de las Minas de Cercs)
Cemento y carbón (Museo de las Minas de Cercs)
Por las tierras de carbón (Museo de las Minas de Cercs)
Iglesias y monasterio de la Ruta Minera (Dinamització del Patrimoni)
Patrimonio industrial: minas de galería y minas a cielo abierto (Dinamització del Patrimoni)
La energía (Dinamització del Patrimoni)
Museo de las minas de Cercs turismo bloque doble
BORREDÀ
Texto extraído del libro BORREDÀ, editado por Ámbito de Investigaciones del Berguedà. Se publican algunas fotografías incorporadas a este texto, son a color y no forman parte del libro.
El Gremio de Pelaires y Tejedores de lana de Borredà
La tradicional actividad textil de la época medieval tuvo un importante crecimiento en la época moderna, con la formación de un nuevo grupo social, los pelaires y los tejedores, que se instalaron en el núcleo urbano de Borredà los siglos XVI -XVII.
Estos pelaires y tejedores-y en menor medida sastres y zapateros-aparecen en la documentación del siglo XVI, instalados en el casco urbano gracias a los establecimientos que les hacen los campesinos propietarios de las tierras más cercanas a la iglesia: Vilardell, Llosada, Camprubí, e incluso el rector.
En 1669, Isidro Creixans, Joséep Gall, Pere Garrós, Jaume Santotge y Pere Trasanges, en nombre de todos los pelaires, pidieron al abad de Ripoll la concesión de una cofradía que agrupara toda la gente de este oficio , a la vez pedían que el abad, como señor y barón de Borredà, les concediera una señal distintiva para poder desplomar toda la ropa que hicieran los componentes del gremio. La creación de la cofradía haría aumentar el número de pelaires y, por tanto, los vasallos del monasterio.
El abad Gaspar de Casamitjana pidió información a Jaume Boatella, a Joan Campalans, y al rector, los informes fueron favorables: «... que en el lugar de Borredà se encuentran muchas personas que quieren obran lana y hacen agujas para suturas de Cordellats y otros paños catorsens, octavos, baietas y estameña y otros parecen, y el numero de dicha personas, entre tejedores y pelaires será de diez o doce personas poco más o menos, los cuales habitan continuamente e e lugar o término de Borredà y la mayor parte de ellos propietarios de muchos años a esta parte » (53).
El abad de Ripoll concedió la creación de la cofradía y gremio de San Juan y de San Martín el día 15 de junio de 1669, y aprobó los estatutos formados por ochenta capítulos. Los nueve primeros regulan la cofradía, y el resto son dedicados a las disposiciones propiamente gremiales. Elección de los dos sobrepuestos y sus funciones: La elección se hace por insaculación: se pondrán dentro de dos bolsas los nombres de 4 cofrades maestros -3 pelaires y 1 tejedor- y por extracción saldrá de cada bolsa el nombre de un sobrepuesto.
La elección se hará cada año, 15 días antes de la fiesta de San Juan Degollado (29 de agosto), y los sobrepuestos salientes son obligados a rendir cuentas y a dar libros, cajas, clavos y dos docenas de plomos a los nuevos sobrepuestos. Estos deben aceptar la elección en el plazo de tres días y hacer juramento al alcalde de Borredà.
Los sobrepuestos deberán supervisar las prendas de 8 a 9 de la mañana y de 3 a 4 de la tarde, determinar su calidad, repasar las ropas, intervenir y solucionar los conflictos entre pelaires y tejedores, y exigir, tantas veces como proceda, el cumplimiento de las Ordenanzas a los cofrades, al alcalde ya los oficiales de Borredà. Categorías y relaciones contractuales: Los pelaires que accederán a la categoría de maestros -después de ser aprendices y oficiales- deben pagar por el título: los hijos de maestro, 4 sueldos; los hijos del término y parroquia de Borredà, 3 libras, los forasteros, 6 libras. Los aprendices de peletero o tejedores que sean expulsados del taller de su maestro deberán cobrar mientras dure el contrato. Cuando un oficial abandone el taller de su maestro es obligado a informar a los sobrepuestos y justificar razonadamente el cambio, etc..

Plaza Mayor de Borredà

Señal distintiva del gremio y cofradía (B.O.):

Todos los maestros son obligados a desplomar las prendas con la señal de la cofradía y a pagar 2 sueldos por pieza, los que no tengan señal pagarán 10 sueldos. Se regulan las multas correspondientes a quienes no cumplen, así como los precios de las piezas hechas fuera del termin. El señal del oficio se dará siempre con el acuerdo y aprobación unánimes de todos los prohombres del oficio.
Medidas y calidad de ropa: Los pelaires y los tejedores deben comprometerse a hacer las piezas según las medidas fijadas: 43,50 vías de lado con 32 hilos por cada vía, no podrán hacer piezas que no sean, al menos, de 13x18 o de 14x15.
Hay Ordinacions para preservar el consumo de lana y paños de Borredà frente a los procedentes de los lugares vecinos. Fintas y todo hacen tratos de favor por la lana limpiada y peinada a los molinos bataneros de Borredà.
Se regula también la asistencia social, benéfica y piadosa entre los asociados, y sobre todo se respetan los derechos de las viudas de los maestros para poder seguir trabajando en el obrador de sus maridos, así, las mujeres de los cofrades tenían los mismos derechos que sus maridos.
Las ochenta ordenanzas rezuman claramente un trato de favor a los pelaires frente a los tejedores, aunque se limitan claramente ambos oficios y competencias: ningun peletero puede tener tienda abierta para vender tejidos y ningun tejedor no puede hilar. Hay más ordenanzas que controlan los contratos de aprendizaje de tejedores que de pelaires, más control sobre los trapos que sobre la lana hilada; obligación de los tejedores de trabajar primero la lana de los pelaires que tienen señal; imposibilidad de los tejedores que no sean nacidos en Borredà de formar parte del proceso de elección, etc..

No es de extrañar esta situación de inferioridad del tejedor respecto del peletero, pues éste era el empresario en el mundo de la industria artesanal de la lana, los pelaires compraban la lana, hacían las operaciones previas de selección, poda, bastoneo , lavado, desengrasado y cardado, la hilaban y la daban a tejedores los que los devolvían la pieza para hacer la limpieza de impurezas, abonarlo con tierra de molino, lavarla, estirarla, y comercializarla. El último control lo hacían los sobrepuestos -en el caso de Borredà, pelaires-, que colocaban la bola o señal BO distintiva de Borredà, como garantía de calidad. Los tejedores eran pues los obreros, aunque eran propietarios del telar y de sus herramientas de trabajo.
A pesar de las Ordinacions y la preponderancia de los pelaires sobre los tejedores, en Borredà, como en tantos otros lugares de Cataluña, se dieron enfrentamientos entre ambos oficios, por lo que el abad de Ripoll tuvo que intervenir. El 10 de agosto de 1734 el representante de Ripoll dejaba bien claro, tras examinar los capítulos 55, 56, 77 y 78 de las Ordenanzas que «un estamento no puede ejercer ni practicar lo del otro» con pena de tres libras . Esta decisión de Ripoll no acabó con el enfrentamiento, pues el 3 de septiembre del mismo año, el procurador del abad volvía a insistir en hacer cumplir el acuerdo, pues no es posible que «los parayres queriendo asumir la privativa de obrar lana han pasado á poner penas a dichos tejedores para que no la fueran obrar y como no sea esta nuestra intención tal era para ser esto contrario el Comerco tanto necesario a los Pueblos y seguirse de eso muchos daños tanto espirituales como temporales; Por lo tanto con tenor de la presente -en cuanto menester ha derogando dicho nuestro decreto- aclaramiento y Cuéntanos que fue sólo nuestra intención el que los Parayres no le permita ponerse en su casa telar haciendo por sí o por altro offices de tejedor; y asi mismo que los tejedores no decidirlo pr si en su casa obrar lana ni ponerse en ella ningún Parayre para este effecte quedando libre a dichos texidors y otros del Pueblo de Borredà lo hizo obrar lana, ense empero que aquella la adeuden obrar los Parayres de dicho lugar segundos en los Capítulos de la erección de dicha Cofradía está dispuesto. »
Panorámica de Borredà

Al mismo tiempo manda que se guarde en casa de uno de los dos sobrepuestos el libro de privilegios de la Cofradía y toda la documentación en una caja cerrada con llave de la cual guardará una el sobrepuesto tejedor y otra el sobrepuesto peletero; que se pasen las cuentas debidamente ante la presencia del alcalde y un miembro de cada estamento nombrados por la Cofradía el mismo día de la elección de los nuevos sobrepuestos, estos deberán supervisar las elecciones anuales (54). Estos representantes deben identificarse con los veedores o inspectores que a partir de estos datos formarán parte de la estructura gremial.
La calidad del paño -así se conocía el tejido de lana- era determinada por el número de ligaduras de la urdimbre -cuanto más tenía, más fino era-, por la contextura, por el color o por el origen geográfico. Si el hilo era elaborado para la urdimbre se sacaba directamente del huso sin hacer madejas y se pasaba por el urdidor. Si iba destinado a la trama de ovillos para poder pasar a la lanzadera. Con las lanas más fortaleza largas alcanzaban los hilos más finos y regulares y, por tanto, el paño de mayor calidad.
Gracias a las Ordenanzas concedidas por el abad, Borredà experimentó un importante desarrollo de la industria lanera. El 18 de enero de 1671 se presentaron ante el notario de Berga Juan Bautista Pilas, Francisco Rocafort, burgués de Berga, Joan Codina, campesino de Sant Climent de la Torre de Foix, y Joan Font, alcalde de Borredà, con el fin de informarse sobre orden que obligaba al alcalde de Borredà a presentar todos los troqueles de desplomar trapo que ellos consideraban injustos, por lo que pedían al diputado a Cortes, Diego Serra, que intercediera para anulaciónlar esta orden. Seguramente fue el gremio de Paraires de Berga quien, ante la competencia de la industria de Borredà, presentó la denuncia y hubo presentó el derecho de bola. Un documento sin fecha confirma esta sospecha; se detallan unas instrucciones para el alcalde Joan Font, para que se pueda presentar debidamente ante el Diputado Diego Sierra de Berga y exigir copias notariales de todo lo que se diga con el consejo preciso de guardarlos debidamente para que tal vez en Berga no lay asidero y poderlos mostrar después al abad de Ripoll.
Solucionados los problemas, los prendidos Isidre Creixans, peletero, y Josep Capdevila, tejedor, pidieron, en 1671, permiso para poder admitir gente nueva a la cofradía y al gremio ya que «la cofradía va tan aumentantse que para el día de Hoy están todos los demás o casi solicitante a dichos administradores que supliquian a V. Sa. los conceda licencia para poder entrar y ser escritos en dicha cofradía »(55).


Can Benet

Can Font
El año 1675 Isidre Creixans y Pere Graugés, pelaires, y Josep Casanova, tejedor, se dirigían de nuevo al abad para solicitar el monopolio exclusivo de la fabricación de lana para los miembros de la cofradía de San Juan y de San Martín, la demanda era argumentada sobre razones económicas: «... dicha Cofradía soportando y han soportado varios y lesivos gastos y no gosan de ningún privilegio privativo a todos otros que Volans y Hossana lo obrar lana en dicha villa y término por tanto y contrario supplicam a Vos sie de sueño ser vey Autuhir y ordenar que ninguna persona de cualquier Garu o condición y stat que sean no me atrevo presuma obrar ni hacer obrar lana en dicha villa y plazo ejerciendo el arte de parayraria que primero no sean afiliado y domas a dicha cofradía ni ningún tejedor tener hacer tejer ni tener Taler abierto en dicha villa y término que primero no sie examinado y habilidad conforme con los otros ... »; se pedía como pena 10 libras a todos los que no fueran de la cofradía , pero el abad, aunque atendió esta solicitud, impuso una multa de 5 libras.
La etapa de plenitud de los gremios de pelaires y de tejedores y de la industria lanera en el siglo XVIII se debe a la liberalización del comercio realizada por el primer Borbón, Felipe V. En Cataluña empezó a llegar lana de Aragón y de Castilla y los trapos catalanes se pudieron vender en estos mismos lugares y en todo el levante peninsular.

Los Vídeos del Berguedà
Prueba Catalunya es un programa que, comarca a comarca, nos ayuda a conocer los productos locales, sus productores, establecimientos donde comprarlos y restaurantes donde degustarlos.
Esta pieza pertenece al programa Prueba Cataluña de la comarca del Berguedà, uno de los territorios que acogen más boletaires cuando es temporada. Los bosques del Berguedà son durante las épocas cercanas a otoño un gran escenario para recoger setas.
También conoceremos la experiencia de Monbolet, una pequeña empresa familiar que trabaja la seta desde su recolección, pasando por la elaboración y terminando con la comercialización, un pequeño santuario donde la seta es el protagonista.




CONSEJOS PARA EL BUSCADOR DE SETAS
  • Debemos ser conscientes que el bosque es un ecosistema complejo y que nuestra actuación al recoger setas puede estropearlo si no tenemos precauciones como la de no remover el suelo con ninguna herramienta.
  • Debemos cortar las setas por el pie con un cuchillo de hoja estrecha para no destruir el micelio, que es la parte subterránea de la seta.
  • Deben recogerse las setas que nos sean bien conocidas evitando dañar a los demás. Todas las setas tienen su función en la naturaleza, incluso los venenosas o tóxicas.
  • Recoger sólo ejemplares sanos y enteros. Los ejemplares viejos o carcomidos, que a buen seguro tiraremos al llegar a casa, pueden esporular en el bosque y contribuir al nacimiento de nuevas setas, o al menos servirán como alimento a otros seres vivos.
  • Por último, recuerde que el mejor buscador de setas no es lo que llega a casa con más cestas llenas, sino aquel que después de salir del bosque, no deja ningún resto o huella visible de su estancia.
  • Hay que llevar calzado adecuado, ropa vieja, una cesta y un cuchillo.
  • Los miércoles o jueves podremos acompañaros al bosque, por la mañana o por la tarde según el tiempo.

 

 
REPORTAJE GRÁFICO DEL 2012
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net


¿QUIERE RECIBIR GRATUITAMENTE EL BOLETÍN?

Si desea recibir mensualmente y gratuitamente nuestro Boletín, o quiere que otras personas lo reciban, puede dejarnos los datos:

 

 
Correo:
Nombre:
Apellidos:
PAIS
 
butlleti.net

contador de visitas
Contador de visitas
Diseño web sevilla

butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
butlleti.net
teliad - el mercado para los enlaces de texto
butlletí.net
butlleti.net

 

 
Web diseñada por Croma 5 – Miquel Esteve